ANÁLISIS CELULAR

¿Qué podemos encontrar en un análisis celular?

El análisis de sangre en vivo puede detectar:

  • En un organismo debilitado (intoxicado) la enfermedad siempre ataca comenzando  por el órgano o sistema más debilitado del cuerpo. Sin embargo, los signos precursores de la enfermedad se manifiestan con mucha antelación. Esta anticipación puede detectarse con años de anterioridad debido a los cambios morfológicos producidos por ellas. Entre estos rasgos morfológicos podemos distinguir la formación de microtrombos sin que haya síntomas cardiovasculares, la fibrosis sin que haya síntomas arterioscleróticos o síntomas de alergia, úlceras o inflamaciones que pueden aparecer antes de sus manifestaciones clínicas.

  • El  envejecimiento es otro factor que esta técnica evidencia proporcionando pautas para ralentizar su proceso manteniendo  la calidad de vida.

  • A través de la observación de los elementos en sangre tanto celulares (eritrocitos, leucocitos, plaquetas) como inorgánicos (cristales de oxalato cálcico, ácido láctico o lípidos) etc. Podemos detectar los siguientes parámetros:

  • Predisposiciones (circulatoria,  etc.)

  • Carga metabólica y tóxica (cristales, placas o simplastos, metales pesados, etc.)

  • Fortaleza del sistema inmunológico (estudio de los leucocitos)

  • Endobiosis

  • Carencias (vitaminas, minerales, enzimas, etc.)

  • Comprobar la evolución y respuesta de un procedimiento aplicado.

  • Infecciones o procesos víricos.

  • Enfermedades degenerativas e inflamatorias.

  • Estrés adrenal, hepático y cardiaco.

  • Enfermedades circulatorias (trombos, exceso de fibrina, agregación plaquetaria o exceso de lípidos).

  • Estados precancerosos y radicales libres.

  • Hiperpermeabilidad intestinal y trastornos hepático-intestinales, por presencia de simplastos (bolsas que contienen moléculas de proteínas, azucares o grasas sin metabolizarse correctamente).

  • Toxicidad intestinal y alergias e intolerancias alimentarias inespecíficas.

  • Trastornos hormonales y metabólicos

  • Trastornos degenerativos osteo-articulares.

  • Conformación, tamaño y relaciones entre los eritrocitos (glóbulos rojos). Por ejemplo, una condición común en las personas con ciertos hábitos alimenticios que no concuerdan con su tipo sanguíneo es la agregación (agrupamiento) de eritrocitos.

  • Conformación, tamaño y relaciones entre los glóbulos blancos (granulocitos, linfocitos y monocitos.

  • Posible caída en el conteo de las células sanguíneas (eritrocitos, linfocitos o plaquetas) provocado por radicales libres, lo cual sugiere que se requieren mayores cantidades de antioxidantes en la dieta.

  • Déficit ácido fólico en B9 y B12 por Anemias ferropénicas, microcíticas (glóbulos rojos pequeños), macrocíticas (globulos rojos demasiado grandes) etc.

  • Porcentaje insuficiente de oxígeno en el cuerpo, como consecuencia de una pobre circulación.

  • El nivel de lípidos en el suero (grasa en el torrente sanguíneo), y colesterol

  • La posible presencia de microorganismos tales como bacterias, hongos y parásitos.

  • La presencia de sustancias cristalinas tales como el ácido úrico, oxalato cálcico, o colesterol.

  • La presencia de una placa de ateroma rota, que puede ser una indicación del nivel de ateroesclerosis.

  • El nivel de fibrina en la sangre. Esta es una proteína fibrosa que es un importante agente en la coagulación. Desafortunadamente, demasiada concentración de la misma en la sangre puede contribuir a condiciones médicas severas, tales como derrame cerebral o trombosis. Los agentes adelgazantes de la sangre, tases como el ajo y los ácidos grasos Omega 3 pueden ser una respuesta nutricional apropiada para estos casos.

  • La posibilidad de detectar algunos metales pesados (Ej.: cadmio, plomo, mercurio). Si cualquiera de estas condiciones es revelada en el análisis de sangre en vivo, existe la oportunidad de modificar o corregir dicha condición, antes de que esta se desarrolle hacia un problema grave de salud. Consulte con su medico y/o con su especialista nutricional calificado.

    El microscopio de campo oscuro para el análisis de células sanguíneas en vivo es un enfoque preactivo y avanzado hacia la salud y el bienestar.

En el test de campo oscuro, NO se realiza un DIAGNÓSTICO CLÍNICO, nosotros nos limitamos a valorar el estado de salud actual o de los 4 últimos meses, que cada individuo revela en el mismo momento de la extracción. Decimos 102 días (4 meses), porque es la vida media de un eritrocito (o glóbulo rojo).

Según las investigaciones del Dr. Günter Enderlein.

Glóbulos blancos (Neutrófilos) fagocitando metales pesados