El Análisis morfológico de la sangre utilizando microscopio de más de 22.000 aumentos, con las técnicas de campo oscuro, contraste de fase y sangre seca, permite llegar a cualquier disfunción o desequilibrio celular que pudiera originarse en el interior del organismo, tratando y restableciendo dicha disfunción de una forma totalmente personalizada y holística.

El uso del microscopio es una herramienta práctica de estudio de la salud muy poderosa para ver visualmente la actividad de la vida en la sangre y para aprender de primera mano acerca de la teoría del envejecimiento y la enfermedad.

La microscopia de campo oscuro utiliza una técnica específica de contraste de luz que permite observar todo el microcosmos contenido  en una sola gota de sangre. Como si se pudiera levantar el telón, descubrimos como se encuentra el milieu sanguineo,  vemos indicios del estado de los órganos del cuerpo,  se pueden apreciar carencias nutricionales,  altos niveles de toxicidad, o la presencia de hongos y parásitos. Todo eso se proyecta en la pantalla desde el microscopio para que el paciente vea por si mismo los diversos fenómenos que ocurren en su sangre. Esta sola gota nos puede dar una multitud de informaciones valiosas para proponer la terapia adecuada.

La sangre contiene células tan importantes como glóbulos rojos, glóbulos blancos, plaquetas, y otros elementos vivos. La forma que tienen estos elementos de vivir, de morir, de distribuirse y de coexistir, determina el carácter del cuadro sanguíneo analizado. A través de la muestra de sangre podemos observar el estado de todas estas células y valoraremos el cuadro sanguíneo a nivel global que reflejará el estado de salud de la persona.

Cuando los pacientes ven la actividad que se desarrolla en su propia sangre les da razón para hacer una pausa y modificar sus actitudes hacia la salud. El estudio de la sangre en vivo bajo el microscopio de campo oscuro ofrece al paciente la comprensión de lo que les está pasando sirviendo de método educativo para la salud más allá de lo que las palabras puedan enseñar.

El análisis de sangre en vivo es una técnica para observar y evaluar la sangre humana, recién extraída  y todavía con vida,  en su estado funcional,  en contraste con los métodos más tradicionales, en  que las que se utilizan  muestras de sangre estáticas y teñidas.

La microscopía de campo oscuro  nos permite evaluar las formas y propiedades de las células de sangre individuales, indicando las condiciones nutricionales que pueden afectar negativa­mente a la salud de una persona. La ventaja de este análisis sobre las pruebas de sangre estándar, que detectan cambios químicos en la sangre, es la capacidad de la microscopia de campo oscuro para detec­tar trastornos nutricionales previos, cuando el problema está en sus etapa iniciales  Al monitorear la condición de la sangre nos puede ayudar a "equilibrar" la sangre mediante reco­mendaciones dietéticas y de estilo de vida que pueden mejorar la salud.

El Análisis Celular proporciona un informe detallado de las morfologías encontradas y sus posibles consecuencias. Se acompaña además, de recomendaciones para mejorar las anomalías observadas utilizando Medicina Ortomolecular, Fitoterapia, Medicina Tradicional China y medios naturales.

Un segundo  Análisis Celular Morfológico realizado a los tres meses permitirá ver igualmente en imágenes, los progresos del tratamiento aplicado. Esto servirá para ajustar las recomendaciones iniciales. El hecho de contar con imágenes del antes y después fortalece la  motivación para pacientes y confirma la asertividad del profesional de la salud.

Se recomienda realizarse el análisis sanguíneo de células en vivo una vez por lo menos cada cierto periodo de tiempo, dependiendo de las condiciones de cada persona, para obtener un reflejo más preciso y actualizado de las tendencias y cambios en su salud.

Microscopía Óptica Celular